Menu

Turismo a Huancavelica

Enclavada en un valle tan profundo como hermoso, la ciudad de Huancavelica es uno de los destinos menos visitados por los turistas en el Perú. Su añeja arquitectura, la belleza de sus paisajes y la hospitalidad de su gente, hacen de este rincón andino una de las alternativas más interesantes para un viaje de fin de semana.

Según los cronistas, su nombre se deriva de las voces quechuas huanca y huillka, que juntas significan “ídolo de piedra”. Huancavelica fue, durante siglos, la tierra de los arrieros. Por sus estrechos caminos entre las montañas transitaron las enormes caravanas de llamas dedicadas al transporte de productos diversos entre Quito y el Cusco.

La ciudad fue fundada por el alcalde de minas Francisco de Angulo en agosto de 1571, bajo el nombre de La Villa Rica de Oropesa, en honor al Virrey Toledo, Conde de Oropesa, con el objeto de impulsar la explotación de las grandes minas de azogue (mercurio) de Santa Bárbara, en la que trabajaba, en condiciones inhumanas, gran parte de la población indígena de la región.

Cuenta la tradición que la famosa mina fue hallada por el encomendero Amador Cabrera, gracias a la información proporcionada por Ñahuincopa, un indígena que de esta manera quiso agradecerle el no haber maltratado a su hijo, luego de que éste extraviara el sombrero de su patrón durante las celebraciones del Corpus Christi en la ciudad.

Su estratégica ubicación geográfica la convirtió en un lugar clave para el comercio interandino. Este factor, aunado a la inmensa riqueza proveniente de las minas de mercurio, propició la formación de grandes fortunas locales durante la colonia.

Testimonio de este pasado de opulencia son las grandes casonas que engalanan las calles céntricas de la ciudad. Pero la bonanza tuvo un paso fugaz por estas tierras. En el siglo XVII, como consecuencia del agotamiento de los yacimientos mineros, Huancavelica inició su paulatina decadencia como centro urbano.

Más tarde, durante el siglo XIX, la ciudad fue escenario de importantes levantamientos indígenas, como el de Mateo Pumacahua (1814), caudillo local que se sublevó repetidas ocasiones contra el yugo colonial. Posteriormente, en los albores de la independencia, la población local organizada se incorporó a las guerrillas patrióticas .

One Comment
  1. Turismo Huancavelica

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *