Menu

La Libertad en verano

Avanzando 72 km al norte de Trujillo nos encontraremos con Chicama. Este paraíso, que cuenta con la ola izquierda más grande del mundo, según los conocedores, lo espera para que sea parte de los espectaculares tubulares y se relaje debido a que tiene baja concurrencia de visitantes.

Aquí el confort lo encontrará en el Chicama Surf Hotel & Spa, situado en el Puerto Malabrigo. Este lugar ofrece 20 habitaciones estándar con vista al mar o a un hermoso jardín.

Además tiene un spa con dos jacuzzis, piscina, comedor con capacidad para 60 personas y actividades en los alrededores, como caminatas por la playa El Milagro o introducción al mundo del caballo de paso.

Otra opción cargada de aventura es Puémape, un poblado solitario e ideal para los surfistas, situado a 40 minutos de Chicama. Su oleaje, famoso por su perfección y velocidad lo convierten en el favorito de muchos que llegan durante todo el año hasta este rincón norteño.

Sin duda esta caleta escondida nació para los amantes de los deportes. Aquí se puede caminar, correr y montar a caballo a orillas del mar. Además sus buenas olas y el viento son ideales para surfear y practicar windsurf.

Ciertamente, una de las mejores vistas del atardecer en el norte está en Pacasmayo. Este antiguo puerto pesquero, caracterizado por sus olas de tres metros de altura, olor a tradición y sabor a familia, acoge a decenas de extranjeros que llegan buscando tubos perfectos y que terminan cayendo a los pies de la suculenta sazón de las mujeres del pueblo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *