Menu

La Fortaleza de Kuelap en Chachapoyas

Descubre Kuelap

Ubicada a tres mil metros sobre el nivel del mar en los andes amazónicos del departamento de Amazonas, Kuélap es prueba de la infinita destreza de los Chachapoya, pueblo que habitó la zona entre los años 800 y 1400 d.C.

Fue Descubierta en 1843, por Don Juan Crisóstomo Nieto, quien fuera juez de Chachapoyas. Desde aquel entonces a la fecha ha sido constantemente visitada por numerosos investigadores y viajeros, atraídos por la complejidad y monumentalidad de sus construcciones.

Integra todo un yacimiento arqueológico el cual se encuentra abarcando una extensión aproximadamente de 450 Hectáreas.
Es considerada uno de los mayores monumentos arqueológicos peruanos. Desde sus murallas de más de 20 metros de altura, a una altitud de 3.000 m.s.n.m., hasta sus callejones amurallados con la forma de embudos, todas estas características hacen de esta fortaleza un lugar misterioso y sorprendente.

Cómo llegar a Kuelap

El ícono principal de Amazonas es la fortaleza de Kuelap y, por ende,el mayor atractivo turístico inmersa en los programas de viajesde las agencias. El viaje por tierra desde Lima a Chachapoyas demora cerca 30 horas.

Lo recomendable -si se quiere evitar pasar más de un día en un ómnibus- es llegar por vía aérea a Chiclayo, capital del departamento de Lambayeque, o a Tarapoto, en el departamento de San Martín, para continuar el trayecto por carretera.

Cabe indicar que no existen vuelos regulares desde Lima a la ciudad de Chachapoyas, sin embargo es posible viajar en grupos privados en avionetas desde Chiclayo al aeropuerto de Chachapoyas en un vuelo de 30 minutos.

Para llegar hasta este complejo arqueológico, una vez en Chachapoyas, se tendra que ir al anexo de Kuelap, a unas tres horas de distancia por una carretera afirmada (72 Km.).

En el camino se puede ir descubriendo la maravillosa diversidad natural de la región, con bellos paisajes que se extienden a lo largo de todo el trayecto.

Una vez en el anexo de Kuelap se inicia el ascenso hasta llegar a esta bella ciudadela situada en la cima de una montaña. La subida toma unos quince minutos, bajo el cálido clima de la región.

Chachapoyas es la capital del departamento del Amazonas situada en la vertiente oriental d ela Cordillera de los Andes, en un altiplano de la cuenca del río Utcubamba, que es afluente del río Marañon.

Qué ver en Kuelap

Kuelap alberga 505 recintos en su interior distribuidas en diversos niveles de los cuales 4 son de planta rectangular, 1 de planta cuadrangular y las demás de planta circular; y 198 fuera de ella, sumando así más de 700 edificaciones.

Todas estas estructuras asociadas entre sí, tuvieron determinadas funciones encontrándose entre ellos a edificios ceremoniales, administrativos, de control, defensa y de vivienda, existen además piedras trabajadas en alto relieve que asemejan rostros humanos.

Una de las características más impresionantes del complejo son sus enormes dimensiones, 582 m de largo y 111 m de ancho, con una muralla de unos 20 m de altura que delimita los llamados “Pueblo Alto” y “Pueblo Bajo”.

La gigantesca muralla que la protege, está compuesta por puestos de vigilancia, un torreón y tres estrechos ingresos, dos de ellos orientados hacia el este y el tercero hacia el oeste. Las entradas construidas en forma de embudo, con un ancho de 3 metros en la parte exterior y 70 centímetros en el interior, permite el ingreso de sólo una persona a la vez, aumentando su carácter inexpugnable.

La Fortaleza de Kuelap

Básicamente, la Ciudadela de Kuelap está conformada por dos gigantescas plataformas artificiales superpuestas, sobre las cuales se levanta el centro poblado, en donde edificaron recintos habitacionales y cívico ceremoniales, distribuidos aglutinadamente o alrededor de patios abiertos.

El Pueblo Bajo, está conformado por 335 estructuras circulares de entre las cuales destaca una ubicada en el extremo sur y conocida como “El Tintero”. Construido en forma de cono invertido, “El Tintero”, es un edificio que presumiblemente habría cumplido una función ceremonial. Posee una altura de 5.5 metros y un diámetro de 13.7 metros, en su interior se halla una cámara en forma de botella de más de 5 metros de profundidad.

El Pueblo Alto está constituido por 80 construcciones de piedra. Las más importantes son “El Castillo“, compuesto por tres plataformas superpuestas; y “El Torreón”, al norte del Pueblo Alto, de 7 metros de altura y de carácter defensivo, que ofrece además una estupenda vista panorámica del lugar.

En su mayoría, las construcciones presentan forma circular debido a la particular concepción de utilización del espacio redondo de este pueblo, distinta del uso del espacio rectangular empleado en otras culturas peruanas.

Kuelap y los Chachapoyas

Este complejo arqueológico debió iniciar cronológicamente su construcción durante el período del Intermedio Tardío, hasta los años 1300 d.C. aproximadamente. Fue habitado por un grupo humano integrante de un gran Curacazgo (sistema de organización social predominante en la zona), perteneciente a la Nación de los Chachapoyas.

En sus fases más tardías debió dar cabida a cerca de 3000 habitantes. Las crónicas de Pedro Cieza de León manifiesta que: ” los Chachapoyas (ocupaban estas tierras) eran indios blancos cuya hermosura era digna de soberanos cuyos ojos eran azules los cuales eran más blancos que los mismos españoles”.

Su época de esplendor cultural se dió entre los siglos X y XV d.C. Es durante este período de auge social y económico que fue conquistado por los Incas, en su paso por la Amazonía hacia la conquista del Reino de Quito (Ecuador). En efecto, los chachapoyas se enfrentaron a duras batallas, pero no lograron superar la astucia del Imperio Inca.

Finalmente, fueron invadidos por los españoles en el siglo XVI, los cuales tras la conquista de estos suelos establecieron una alianza con los chachapoyas para derrotar a los incas. En la sangrienta batalla, los conquistadores lanzaron antorchas de fuego por las altas murallas de la ciudadela, obligando a los incas a salir despavoridos y encontrar la eminente muerte.

Desde ese entonces, la ciudadela quedó abandonada hasta su descubrimiento para el mundo occidental en 1843.

One Comment
  1. Daniel bautista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *